Hace casi siglos las personas no mantenían higiene alguna, desde establecimientos, hogares y con individuos lo que trajo a consecuencia múltiples enfermedades e infecciones que podrían atentar con la vida de las personas.
Posterior a varios estudios se empezaron a emplear métodos de higiene para poder evitar dichas atrocidades por lo que este se volvía un hábito y cada vez empleaban más recursos tanto con individuos y empleadores.